Tafí del Valle

viernes, 20 de febrero de 2009
Tafí del Valle Una perfecta combinación de bellos paisajes naturales y retazos vivos de culturas ancestrales que se aprecian en innumerables yacimientos y en su población, convierten a este destino en algo singular. “El pueblo de la entrada espléndida” como lo llamaron los Diaguitas, antiguos pobladores de la zona se encuentra ubicado en el sector oeste de la provincia de Tucumán a unos 2000 metros de altura sobre el nivel del mar. Está rodeado de altas montañas que componen el valle, conjugando hermosos paisajes y un clima ideal para el descanso en cualquier época del año.Hacia el lado oriental se encuentran las Cumbres Calchaquíes, Mala Mala y Tafí que llegan a medir 3.500 metros de altura y hacia el occidente el cerro Muñoz (borde norte de la cadena Aconquija) de 4.437 metros. El cerro Ñuñorco Grande es el que cierra el valle por la ladera meridional. Para llegar se debe recorrer 107 kilómetros desde la capital, y a partir de acheral un sinuoso camino serpenteante por las laderas de la montaña, a al vera del río Los Sosa, por RP 307.



Tafí del Valle creció y prosperó, pero aún guarda en su tierra el misterio cautivante de su cultura aborigen: pircas de piedra, construcciones de adobe, artesanías en cerámica y la técnica agrícola cuyas huellas se advierten en las terrazas de cultivos. El valle no descansa, por ser un punto estratégico del turismo nacional e internacional a lo largo de los 365 días del año. Sus productos artesanales, sus comidas típicas y la idiosincrasia de su gente reviven una historia ancestral apreciada por el mundo entero. La villa, enclavada entre las montañas de la cadena del Aconquija, ofrece una atractiva combinación entre su vegetación y la frescura de sus ríos, junto a la variada infraestructura hotelera, gastronómica y de servicios. Disfrutar del arte y la historia en el Museo Jesuítico de la Banda, la antigua estancia de los Padres de la Compañía de Jesús, que expone colecciones de objetos indígenas, de la cultura local y pertenecientes a los padre jesuitas, es una de las tantas actividades que se puede desarrollar. O tal vez visitar el Museo de Mitos y Leyendas "Casa Duende", de singular rareza, rescata míticos personajes de la cosmovisión indígena. Caminar por sus calles pintorescas o internarse a caballo cerro adentro es disfrutar de Tafí, un lugar ideal para los amantes del turismo aventura. La oferta incluye trekking, excursiones en 4 x 4, cabalgatas hacia diversos lugares que rodean a la villa, entre otros. Una opción más es recorrer La Quebradita, atractivo tramo de 10 kilómetros de la ruta 307 que comienza hacia el norte de la ciudad. Lugar ideal para caminatas, campamentismo y picnic. Y no olvidarse de sus estancias, viejos potreros jesuíticos donde hay historia, arquitectura y afamadas queserías. En Los Cuartos, El Churqui y Las Carreras se fabrica el sabroso y mentado producto de fama internacional y que es motivo para que Tafí se engalane cada año durante el mes de febrero para celebrar la Fiesta Nacional del Queso. Todo ello y mucho más es Tafí del Valle, que ofrece intensidad y placer en todas las actividades que se programen: eventos culturales, seminarios y congresos, competencias deportivas, turismo rural y de aventura, y espectáculos como La Pasión, que en Semana Santa convoca a multitudes.


























































































































0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Páginas vistas en total

ENTRADAS POPULARES